“Lo más difícil del arranque del Régimen Subsidiado lo vivimos las mutuales”: Rosa Sánchez, Emdisalud

Rosa y compañera (1)Escrito por Gala Marcela Peña

Con plena convicción del cambio que trajo a sus vidas hace 20 años la entrada en vigencia del Régimen Subsidiado, Rosa Helena Sánchez, presidenta de la Junta Directiva de la Mutual Emdisalud (Empresa Mutual para el Desarrollo Integral de la Salud), afirma que las mutuales y empresas de economía solidaria que se crearon para empezar a afiliar a los beneficiarios, le allanaron el camino a todas las demás EPS. Destacó el papel que cumplieron en ese momento.

Recuerda cómo tuvieron que convencer, primero a sus integrantes, que fueron madres comunitarias, comunales, docentes y personas de base de la comunidad que se dieron a la tarea de organizarse en una entidad mutual; y luego conseguir que colombianos de los estratos más vulnerables y más alejados de los centros urbanos, creyeran en la propuesta y en los beneficios que obtendrían con su afiliación al régimen subsidiado.

“A nosotros la vida nos cambió y le debemos todo al Régimen Subsidiado, porque el Gobierno no solo pudo materializar el aseguramiento en salud a los más pobres del país, sino que dio a una cantidad de personas como nosotros la oportunidad de crecer, de ser alguien, de hacer parte de la vida económica de este país. Ninguno de los asociados de Emdisalud teníamos un bachillerato y hoy todos somos profesionales de diferentes sectores de la salud. Y tenemos la satisfacción de contar 22 mil asociados que además son afiliados que se han beneficiado de este proceso”, sostuvo.

Recordó sin embargo que el inicio no fue fácil. “Nadie creía en el subsidio. En algunas partes nos insultaban, nos gritaban que estábamos robando. Tuvimos que enfrentar a guerrillas y paramilitares en las zonas rurales donde íbamos a afiliar gente. Varios de nuestros líderes fueron sacrificados, pero con todo y eso, fue lo mejor que nos pudo pasar”, afirma.

Leyla Rosa Rosales, vocal de la Junta Directiva de Emdis (antigua presidenta de la Asociación Mutual de Tierralta en Córdoba), rememora que para la época el Gobierno les destinó 50 millones de pesos anuales para llevar a cabo todo el proceso de afiliación. “Por lo menos cinco años duramos nosotros trabajando ad honorem”, afirma.

Y llegaron las espinas

Con lo que no contaban ni las EPS ni el mismo Gobierno era con que el Régimen iba a tener tanta aceptación y tocara asegurar a mucha más gente de la inicialmente pensada.

Tampoco contaban con que el Gobierno autorizara el ingreso de otros actores en el sistema.

En 1999 el Gobierno expide el Decreto 1804 por medio del cual establece  normas sobre el régimen subsidiado del Sistema General de Seguridad Social en Salud, donde determina que cada EPS que administre el Régimen Subsidiado debe contar con no menos de 200 mil afiliados.

Eso llevó, en dos años, a las empresas solidarias que manejaban usuarios muy localizados, a unirse por regiones y de más de 150 empresas mutuales, solo sobrevivieron ocho.

“Las exigencias de habilitación nos llevaron a unirnos para no ser sacados del mercado”, explica Rosa.

Para entonces, la Asociación Mutual Nuevos Horizontes de Turbo (Antioquia), aportó 25 mil usuarios; la Mutual Solidarios de Tierralta aportó 24 mil afiliados y la Asociación Mutual Salud y Progreso de Puerto Berrío (Antioquia), aportó 16 mil usuarios, sin contar a la Asociación Mutual en Boyacá que aportó otra cantidad de usuarios. Así nació Emdisalud.

La intervención

Con otros competidores, económicamente más fuertes, el asunto ya no fue tan fácil para Emdisalud. En el 2010 las precarias condiciones financieras provocaron la toma e intervención de la empresa por parte de la Superintendencia Nacional de Salud.

Dicha intervención se levantó tres años después, pero con no muy buenos resultados para los 22 mil asociados de Emdis, pues de una deuda de 87 mil millones de pesos, el Gobierno la devolvió con casi 300 mil millones y 350 mil afiliados menos.

No obstante sus directivas se muestran optimista frente a lo venidero.

“Esta empresa es de mucha gente y vamos a seguir luchando por sacarla adelante, así nos hayan quitado los usuarios.  La Super nos la devolvió con algo más de 260 mil afiliados y hoy ya vamos en 577 mil, porque la gente reconoce en Emdis una empresa cercana, que los conoce, que está y hace presencia en lugares recónditos de Córdoba y Antioquia. Que vivimos en los mismos barrios y veredas marginales de donde salimos”, afirma Rosa Sánchez.

No duda en enviar recomendaciones al Gobierno. “Un llamado urgente para que la UPC del subsidiado sea igual o mejor que la del contributivo porque a nosotras los recursos no nos alcanza porque nuestra población está alejada de los centros urbanos, luego hacemos un esfuerzo doble que el Gobierno no reconoce”, indica.

Reclamó más camas UCI y médicos especialistas. Sobre la nueva Ley Estatutaria, la considera muy buena. “Estamos buscando salidas para conciliar la cartera, organizando los balances, para ver cómo vamos a conseguir los recursos para poder pagar. Y para el usuario es excelente esta ley por la portabilidad y todas las demás garantías que pretende para que reciba un buen servicio de salud”, puntualizó.