Elisa Torrenegra, gerente de Gestarsalud: el régimen subsidiado es el mayor aporte social al país

Escrito por Natalia Pertuz

Opinión y Salud: ¿Cuáles consideran que han sido los principales aportes del régimen subsidiado al sistema de salud durante estos veinte años?

Elisa Torrengra: Yo creería que son tres aportes principales: inclusión, igualdad y sentido de derecho de la gente pobre. Esos tres han sido los aportes sociales más grandes que ha tenido el país en términos de política social. El que una persona pobre haga parte del sistema de seguridad social es el mayor ejemplo de inclusión social que hay en el mundo. Yo he tenido la oportunidad de exponer nuestro sistema de salud en muchas partes del mundo. A nosotros nos invitó Jacques Chirac, cuando siendo presidente de Francia presidía el G8 y allí mostramos lo que había hecho Colombia en términos de inclusión. En cuanto a la equidad, durante estos veinte años hemos logrado que no solo sea un regalo de los aspectos básicos sino que sea un tema de igualdad de derechos en ambos regímenes. Antes la gente sentía que le estaban dando un servicio de caridad, ahora es un derecho.

OyS: ¿Qué ventajas cree usted que tienen la conformación de las empresas solidarias de salud frente a otras formas organizativas?

E.T.: Yo creo que la principal es el ser de propiedad de la comunidad. Esto es importante porque le da un sentido de pertenencia a la comunidad sobre su empresa y sobre lo que en ella se hace. De hecho la empresa solidaria cumple con una mega tendencia que había en los noventa que era la autogestión de salud. Esto no se limitaba solo al autocuidado sino también a la capacidad de gestionar recursos públicos, administrarlos y que puedan generar una mejor salud para sus comunidades. Esa particularidad hace que la gente esté más pendiente de los servicios. Esto lo resumo en una frese que recuerdo mucho y que me dijo uno de los propietarios de una de nuestras organizaciones: “a nosotros nos pican los mismos mosquitos que les pican a nuestros afiliados”. Es un tema muy diferente ser una empresa de origen comunitario que ser una empresa con ánimo de lucro, que puede tener una mayor capacidad resolutiva, pero que no tienen el mismo contacto con la comunidad.

OyS: Las empresas del régimen subsidiado también han sido criticadas por el manejo que se le ha dado en términos financieros y de recursos, ¿cuál es su opinión al respecto?

E.T.: Los problemas no han sido de las empresas solidarias solamente. Todo el sistema ha estado cuestionado y criticado. No creo que las empresas solidarias sean más criticadas que una pública que anda por ahí o que las privadas. El tema no es de naturaleza jurídica, todas hemos recibido críticas. Esas críticas se alimentan del desconocimiento, de una gran cantidad de actores involucrados que no cumplieron sus funciones, de una cantidad de fuentes de financiación que no siempre se giraron oportunamente, ni completamente. Otra que cosa que ayudó muchísimo a esta situación fue la falta de control. Durante un largo tiempo muchas EPS incumplieron y no se tomó decisión sobre ellas. Nosotros también reportábamos cada tres meses ante los organismos de control las deudas que tenían los entes territoriales y nadie hizo nada por años. Se dejaron acumular unas deudas y la responsabilidad públicamente cayó sobre un solo actor.

OyS: A diciembre de 2014 de las 33 EPS que conforman el régimen subsidiado solo seis cumplen con los indicadores de permanencia. El resto tiene problemas para cumplirlos y muchas presentan cifras en rojo. De acuerdo con este panorama, ¿se puede afirmar que el aseguramiento en el subsidiado está en riesgo?

E.T.: Hay una realidad financiera que son unas carteras muy grandes por cobrar de nuestra parte hacia los gobiernos nacional, departamental y municipal. El gobierno nos dice que en este momento no tiene plata para pagar por lo que nos toca hace una provisión de todo eso. Cuando hacemos esa provisión obviamente nuestros estados financieros se afectan porque nos toca quitar de la contabilidad lo que no nos van a pagar pero tenemos que dejar lo que debemos y por eso tenemos saldos en rojo. Por eso el gobierno ahora saca el decreto de habilitación financiera y nos dice que tenemos siete años para oxigenar nuestras finanzas y recaudar el dinero, que es el mismo dinero que él nos debe. Si el gobierno me pagara hoy todos nuestros indicadores se ponen en verde. El tema no tiene que ver con que ahora exista un riesgo. Eso simplemente es un reporte o una forma de presentar las cosas. La garantía de acceso a los servicios no se está vulnerando y no se ha cambiado.

OyS: ¿Cree usted que las EPS del régimen subsidiado van a poder cumplir con los exigentes requisitos del decreto de habilitación financiera?

E.T.: Totalmente, estoy segura. Todas pueden decir que los requisitos son muy exigentes pero hay que hacer un esfuerzo. Es complicado el tema de las reservas pero yo creo que lo van a poder cumplir.

OyS: ¿Y qué estrategias van a aplicar para cumplir con el decreto?

E.T.: Como Gestarsalud estamos solicitando que nos den líneas de crédito para prestar esa plata, así nosotros tengamos que asumir las tasas, que ojalá sean compensadas. De esta manera se podrían oxigenar las finanzas, se podría recuperar la confianza con el sector de los prestadores y todo el beneficio que tiene hoy el régimen subsidiado en cuanto a mejor operación se percibe de una manera adecuada.